Salir de un mal hábito

3 formas para hacerlo


Los hábitos son todas acciones, actividades y comportamientos que forman parte de la vida cotidiana y realizamos de forma repetida y regularmente. Nuestro día está lleno de hábitos que, en ocasiones, ni siquiera notamos pero son reforzados diariamente.


¿Cuándo un hábito se convierte en "negativo"?

Cuando interviene y afecta perjudicialmente en tu estado de ánimo, metas y propósitos.

Cuando éste hábito se convierte en un impedimento para lograr metas nuevas.

Y, por último, no menos importante, cuando éste hábito afecta tu salud integral a corto, mediano o largo plazo (física, social y mentalmente).


En muchas ocasiones, los hábitos no empiezan siendo negativos por sí solos sino que la repetición y el "abuso" de éste mismo se va convirtiendo en un problema crónico que puede ser más difícil identificar justo por eso, porque no empieza siendo algo negativo.


Aplica estas tres estrategias, adáptalas a tu realidad para que sean más efectivas y que te ayuden a salir del mal hábito que deseas fuera de tu día.


1. Cambia el ciclo del hábito.

Antes de querer salir a toda costa del hábito negativo, se recomienda analizar todos los comportamientos alrededor de él, es decir, todos aquellos aspectos que lo refuerzan y fomentan la aparición del hábito que deseas eliminar.

Estudios recientes han encontrado que los hábitos se almacenan en el cerebro con una fuerte relación sobre las emociones que éstos generan, tenemos entonces ciertos impulsos emocionales que sólo se satisfacen con los hábitos que deseas eliminar, lo cual puede dificultar salir de ellos.

Es más efectivo sobrescribir o reestructurar el hábito a cambiar con una nueva rutina.

Cambia la rutina y la estructura de este hábito y busca uno nuevo que sea igual o más atractivo que el anterior.

Por ejemplo, si deseas dejar de fumar en las noches, tendrías que reconfigurar tu día y, en lugar de fumar, tomar algún té o hacer ejercicio en la noche, en lugar de fumar.

El nuevo hábito debe ser igual de apreciado que el anterior para lograr la satisfacción del impulso emocional mencionado anteriormente.

Al cambiar tu ciclo de hábitos, puedes fortalecer más fácilmente el nuevo comportamiento, lo que hará que sea mucho más difícil volver al anterior.


2. Identifica los pequeños pasos.

Hay hábitos que pueden cortarse y cambiarse de golpe, sin embargo, lo más efectivo a largo plazo es identificar y aplicar pequeños pasos para eliminar gradualmente el hábito no deseado.

Por ejemplo, si buscas salir del hábito de pasar muchas horas frente a tu celular y reducir el tiempo en redes sociales, puedes empezar disminuyendo una cuarta parte o la mitad el tiempo dedicado a esta actividad.

Si lo hicieras de golpe, queriendo dejar de usar las redes sociales, lo más probable es que experimentes una fuerte ansiedad y síntomas relacionados con los ciclos biológicos y psicológicos acostumbrados a este hábito.

Cada semana, gradualmente, puedes cambiar el tiempo, cantidad y espacios en el día en que pasas en redes sociales, de forma que cada vez te acostumbres y te acerques al nuevo hábito en cuestión.


3. Enfócate en los buenos hábitos.

En muchas ocasiones nos enfocamos sólo en lo “malo”, lo negativo lo que queremos cambiar y dejamos de ver todos aquellos hábitos que están en un estado óptimo y pueden apoyar a disminuir el hábito negativo.

Entonces, en lugar de concentrar la atención en los malos hábitos, la urgencia por eliminarlos y lo que no te gusta hacer, puedes concentrarte en actividades y hábitos ya presentes que contribuyan a tu vida de una manera más positiva; enfoca tu energía en hábitos que mejoraran tu día en lugar de solamente evitar lo que está mal.



Las 2 estrategias que acabo de compartirte, en general, te pueden traer un cambio o mejora si deseas salir de malos hpabitos, sin embargo, si el hábito resulta ser dañino para tu salud y estabilidad mental, lo mejor es que busques apoyo adicional con un profesional de la salud certificado.

No olvides considerar la Terapia Psicológica, ya que este es un espacio personalizado donde podrás conocer más a fondo las razones que te han llevado a mantener este hábito así como los miedos, inseguridades y patrones aprendidos detrás de éste.


Agenda consulta psicológica con el equipo aquí.

1 vista0 comentarios