Comer sin culpas.

¿Qué hacer para disminuir la culpa al comer?


La culpa por comer empieza con una voz interna que nos “juzga y critica” cuando comemos, la mayoría de las veces se detona cuando tomamos algún alimento “malo” (a veces también sobre los “buenos”), nos reclama y hace sentir que perdimos el control y ante esto ¿qué hacemos regularmente?

Esta misma voz nos dice: ya comiste este alimento “malo” ¿qué más da? ve por más. 🍝🍩🎂🌮🍔 A así lo hacemos, perdemos el control y esto aumenta y rectifica la culpa, generando un círculo vicioso.

¿Qué podemos hacer? Te doy dos sencillas recomendaciones que recomiendo y aplico personalmente: 1. Deja de pensar en la comida como buena o mala. La comida es energía. Puedes cambiar a un enfoque más positivo y pensar clasificar mejor a la comida como nutritiva o poco nutritiva, este enfoque es muchísimo más real, objetivo y positivo sobre todo. 2. Presta atención a esas voces que alimentan tu culpa y la crítica a lo que haces. El paso más importante siempre en cualquier cambio es la consciencia por lo que escuchar ésta voz te ayudará a empezar tomar control sobre ella. Cada vez que se presente, pide que te deje de gritar y “cállala” respondiendo con una más compasiva. Piensa ¿cómo tratarías a una amiga que se culpa y juzga así todo el tiempo?




Otro punto súper importante que hace la diferencia en el tema de la culpa y se trata de la intención con la que comemos, un pequeño cambio de enfoque puede ser la diferencia entre disfrutar los alimentos o sufrirlos. Te platicaré de esto en el siguiente post.

📸: Foto con un muffin de plátano y café que antes me ocasionaba una culpa grandísima y ahora disfruto demasiado 😍💕☕️




11 vistas1 comentario